• C/ Viladomat 235, 08029 Barcelona
  • HORARIO: Mañanas: Lun-Sab 10h-14h / Tardes: Mier-Jue 17-20h
  • +34 936 314 920

Una excursión a la atmósfera superior sin subirse a un avión

Aunque parezca el lema de una oferta de televisores, se trata de un proyecto que pronto se hará realidad... ¡al menos para unos cuantos chips electrónicos!

Uno de los problemas que sufren los vuelos espaciales, ya sean tripulados o no, es el impacto de los rayos cósmicos. Esta radiación cósmica, constituida por partículas subatómicas extremadamente energéticas, puede provocar fallos en los sistemas electrónicos, particularmente en vehículos espaciales, pero también aéreos e incluso terrestres.

Efectivamente, la interacción de los rayos cósmicos de alta energía con la atmósfera desencadena lluvias de radiación electromagnética y partículas. Estos chaparrones incluyen neutrones de alta energía: en un vuelo comercial normal, moviéndose a 30.000 - 35.000 piés, la radiación cósmica se debe principalmente a los neutrones. Estas lluvias de neutrones son lo bastante intensas para afectar la electrónica de a bordo en los llamados efectos de eventos puntuales ['single event effects' (SEE)]. Pero últimamente, como las dimensiones de los componentes de los chips electrónicos se han reducido por debajo de los 100nm, los ensayos de neutrones para evitar SEE están desplazándose del tradicional sector aerospacial hacia otras áreas, como transporte, telecomunicaciones, medicina y sistemas computacionales (sí, correcto: ¡a veces se te cuelga el ordenador por culpa de un neutrón!).

Los problemas debidos a SEE pueden ir desde el borrado de la memoria de un dispositivo hasta la completa destrucción de su electrónica. Recordemos el curioso caso de mayo de 2003 en Bélgica, cuando un neutrón impactó en una máquina de voto electrónico, sumando 4.096 votos (2 elevado a la 12) a una de las candidaturas (por lo visto, es mucho mejor que te vote un neutrón que una persona).

Por tanto, para mejorar la seguridad de la información (y de las personas...) resulta esencial garantizar la protección de los componentes microelectrónicos frente a la radiación cósmica. Para realizar los correspondientes ensayos antes de fabricación, el proyecto Chipir del consorcio británico ISIS empleará un intenso chorro de neutrones de alta energía. Este chorro neutrónico simulará, en una hora, la radiación cósmica que afectaría a los microchips en un vuelo de 100 años por las capas altas atmosféricas. Estas simulaciones permitirán a los fabricantes construir sistemas electrónicos más fiables, lo que a su vez hará más seguros a coches, aviones, naves espaciales… y ordenadores.

¿Quién es el último para tomar una ducha de neutrones?

Ponte en contacto con nosotros

Si tienes cualquier duda o quieres información sobre nuestros servicios y cursos nos puedes llamar o escribir.

  • C/ Viladomat 235, 08029 Barcelona
  • Mañanas: de lunes a sábado 10h-14h 
  •  Tardes: miércoles y jueves 17h-20h
  • +34 936 314 920
  • +34 655 410 911
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Please type your full name.
Invalid email address.
Escríbe tu mensaje
Acepta los terminos y condiciones